Cajas Acústicas personalidad sonora, su filosofía de diseño, sus particularidades tecnológicas y, evidentemente sus aspiraciones

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Impedancia

Cajas Acústicas y la Respuesta en Frecuencia

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Respuesta en Frecuencia:
Cajas Acústicas y la Respuesta en Frecuencia

Cajas Acústicas El valor ideal debería corresponderse con el del aparato auditivo de cualquier persona sana, es decir entre 20 y 20.000 Hz, a lo que habría que añadir un descenso suave hasta al menos 50.000 Hz para satisfacer el potencial aportado por formatos como el SACD, el Blu-ray Disc, el audio de alta resolución vía Internet y el disco de vinilo. Ahora bien, conseguir la respuesta en cuestión sin ninguna pérdida, es decir con una curva que sea completamente plana, es algo que sólo está al alcance de unos pocos y carísimos modelos. Por suerte, tonos de 20 Hz apenas hay en la inmensa mayoría de grabaciones, por lo que si una caja acústica puede reproducir adecuadamente (repetimos: sin pérdidas ni distorsiones) una frecuencia del orden de 30-35 Hz la podemos dar por buena. Los fabricantes más honrados suelen dar márgenes de +/-3 dB o +/-2 dB, aunque algunos hilan todavía más fino (+/-1 dB e incluso +/-0’5 dB).

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Impedancia

Cajas Acústicas y la Sensibilidad

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Sensibilidad:
La Sensibilidad

Es uno (el otro es la impedancia) de los dos parámetros de las cajas acústicas íntimamente relacionados con la electrónica encargada de excitarlas. La sensibilidad (también llamada eficiencia) indica la potencia eléctrica necesaria para obtener una determinada presión sonora (que es lo que realmente perciben nuestros oídos) para una caja acústica concreta. Suele expresarse en dB/W/m, que significa el nivel de presión sonora que se obtiene con una determinada caja con una excitación de 1 vatio y con el oyente situado a 1 metro del eje de simetría de la caja. Por regla general, las cajas acústicas para aplicaciones de Alta Fidelidad, en la que es la pureza del sonido el elemento dominante, suelen presentar sensibilidades comprendidas entre 88 y 92 dB/W/m, aunque hay modelos que se sitúan por encima (94 dB/W/m, un valor muy alto) y por debajo (85-86 dB/W/m, lo que obliga a trabajar con amplificadores de potencias muy elevadas si se desea conseguir niveles de presión sonora realistas).

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Impedancia

Cajas Acústicas y la Impedancia

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Impedancia

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Impedancia

Una caja acústica puede modelarse con componentes pasivos, hasta el punto de que efectos eléctricos es “vista” por el amplificador de ataque como una “carga” cuya oposición a la señal (corriente) entrante depende de la frecuencia de la misma. De ahí que hablemos de impedancia de una caja acústica, un parámetro que consta de una componente constante (la resistencia en continua) y otra variable (la parte reactiva). Si la impedancia es muy baja, el amplificador de ataque deberá ser capaz de entregar una corriente muy elevada para garantizar la potencia de salida necesaria, por lo que una caja acústica de este tipo acabará poniendo problemas a la electrónica que lo excite salvo en el caso de que la misma esté explícitamente diseñada para ello. Puesto que la impedancia total de una caja depende de la frecuencia, lo que interesa es que el valor más bajo del parámetro en cuestión se sitúe por encima de un determinado límite que se suele establecer en 3 ohmios. En consecuencia, para trabajar con cajas acústicas cuya impedancia sea inferior a dicha cifra tendremos que optar por amplificadores cuya capacidad de entrega de corriente sea particularmente alta. Por regla general, los fabricantes dan a conocer lo que se conoce como impedancia nominal, que es el valor de la impedancia a la frecuencia de 1 kHz, aunque un número creciente de marcas “serias” proporciona también el valor mínimo, que de hecho es el que realmente interesa.

Resultado de imagen para Cajas Acústicas hi end

Potencia del amplificador asociado

Resultado de imagen para potencias hi end

Imagen relacionada

Imagen relacionada

Para elegirla bastará con tener en cuenta la sensibilidad de nuestras cajas y el nivel de presión sonora que queremos obtener con las mismas en la sala de que dispongamos. Contrariamente a lo que la intuición invita a pensar, no siempre hay que utilizar amplificadores cuya potencia de salida nominal sea inferior a la que puede soportar la caja acústica. ¿El motivo? Muy sencillo: a igualdad de calidades siempre sonará mejor y más ágil una caja excitada por un amplificador de alta potencia trabajando desahogadamente que otro de potencia limitada funcionando al límite, punto este último en el que sin duda distorsionará y por tanto acabará perjudicando (o destruyendo) los altavoces de las cajas acústicas y por tanto el sonido final.

En este sentido, hay que tener en cuenta que tanto las cajas como el amplificador de ataque deben estar en condiciones de reproducir con holgura todo tipo de picos de sonido, lo que significa tener que manejar potencias del orden de un 20% superiores a las nominales. En consecuencia, para conseguir buenos niveles de presión sonora (mínimo de 100 dB) con cajas acústicas de 90 dB/W/m lo ideal sería disponer de un amplificador con una potencia de salida de unos 100 vatios continuos por canal

Cajas Acústicas y la ¿Monocableado o multicableado?

Resultado de imagen para Cajas Acústicas bi cableado

Resultado de imagen para Cajas Acústicas
Bi Cableado

Está demostrado que aquellas cajas acústicas que han sido diseñadas para trabajar en bi o tricableado funcionan mejor si utilizan el modo en cuestión, que consiste básicamente en separar la señal correspondiente a cada gama de frecuencias justo en la entrada del pertinente filtro (el de la caja, claro, por cuanto trabajamos siempre en lo que se conoce como modo pasivo) y utilizando cables diferentes para transportarla desde un mismo amplificador de ataque. No obstante, hay marcas que obvian explícitamente el multicableado y defienden la validez absoluta del modo de conexión tradicional, es decir el monocableado. Ante la duda, el usuario siempre tiene la opción de probar. Por otro lado, algunos aficionados apoyan la multiamplificación pasiva (uso de varios amplificadores para atacar los diferentes altavoces utilizando el filtro interno de la caja) mientras que ciertos fabricantes apuestan por el más eficiente modo de filtrado activo (con componentes electrónicos y por tanto alimentación eléctrica independiente), muy popular en el entorno del audio profesional.

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Impedancia

Ya para concluir, y sin dejar de lado la necesidad de integrar la caja acústica en la sala que vaya a albergarla, lo cierto es que a igualdad de prestaciones sobre el papel, la presencia de refinamientos tecnológicos “serios” marcará la diferencia entre cajas acústicas. Por lo tanto, no hay que decidirse por ningún modelo en concreto hasta conocer a fondo las particularidades de los altavoces, el filtro divisor de frecuencia y el recinto acústico que incorpora, ya que a la hora de la verdad las diferencias con respecto realizaciones teóricamente equivalentes pueden ser –y además fácilmente- abismales.

Resultado de imagen para Cajas Acústicas Impedancia

Como marcas punteras en materia de sistemas de altavoces por mencionar algunas marcas de las que he escuchado, Boston Acoustics, Celestion, B&W, Kef, JBL, Infinity, JMLab, Sonus faber, Wilson Audio, Vienna Acoustics, Tannoy , MartinLogan, etc, cada una de ellas con su personalidad sonora, su filosofía de diseño, sus particularidades tecnológicas y, evidentemente sus aspiraciones. ¿Modelos? No cabe duda que el no va más sin limitaciones lo encontramos muchos modelos monumentales. Pero eso sera para otra ocasión.

Resultado de imagen para Cajas Acústicas hi end

Comentarios

comments

Síguenos en las redes sociales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here