Dolby Atmos vs Auro-3D La nueva dimensión del sonido envolvente. Sus diferencias ¿Cual preferís?

Dolby Atmos vs Auro-3D Llevan ya un buen par de años entre nosotros y no cabe la menor duda de que, por lo menos en los niveles de exigencia más altos en lo que a sonido multicanal/Cine en Casa se refiere, se han convertido en imprescindibles. Son los denominados sistemas de sonido envolvente tridimensional o sonido 3D, que, lejos de ser un “gadget” tecnológico más para animar a industria y consumidores, aportan mejoras verdaderamente sustanciales a la percepción del sonido como consecuencia de su origen profesional.

Resultado de imagen para La nueva dimensión del sonido envolvente
Dolby Atmos vs Auro-3D

Hemos dicho “sustanciales” con cierta prudencia porque también se puede decir sin reservas que, a medida que aumenta la complejidad de los equipos implicados y la calidad del software empleado, los resultados pueden llegar a ser revolucionarios. Dos son los algoritmos de audio 3D que en este momento han sido plenamente aceptados por la industria de la electrónica de consumo: el Dolby Atmos –al que dedicamos un extenso Blog en octubre de 2014- y el Auro-3D. Dos sistemas que, por otro lado, buscan un mismo objetivo partiendo de conceptos diferentes, ya que el primero de ellos está basado en “objetos” y el segundo en canales. Intentaremos explicarlo a continuación de una manera clara y concisa.
Resultado de imagen para Auro-3D

Dolby Atmos vs Auro-3D ¿Qué es el sonido 3D?

Una manera fácil de entenderlo es comparándolo con su equivalente en el campo de la imagen. Así, mientras que en el ámbito del vídeo lo que se hace es expandir la imagen hacia el espectador, en el del audio elevamos el sonido hasta la parte superior de la cabeza de aquél.

Resultado de imagen para Dolby Atmos vs Auro-3D
Dolby Atmos vs Auro-3D

A efectos prácticos, el audio 3D es una clara evolución del sonido envolvente multicanal tal y como lo hemos conocido hasta ahora, al incorporar al mismo la “capa” correspondiente a lo que se denomina “voz de Dios” (por aquello de que “viene desde arriba”) o cajas acústicas “de altura”, para añadir un elemento vertical –la tercera dimensión- a la experiencia de escucha. Al proporcionar sonido desde todos los ángulos (excepto desde abajo), el audio tridimensional crea una percepción aural que se ciñe más fielmente a la manera en que captamos los sonidos en la vida real. A partir de ahí, cada uno de los algoritmos o plataformas para sonido 3D existentes llega al citado objetivo utilizando su propio camino y, por lo tanto, proporcionando unos resultados ligeramente diferentes.

Dolby Atmos: “objetos de audio” gestionados en tiempo real

A nivel de concepto, el Dolby Atmos utiliza un método basado en “objetos” (un dragón revoloteando por la sala, por ejemplo) para generar sonido adicional. En esencia, lo que hace un sistema de este tipo es determinar una ubicación física desde la que va a emanar tal o cual sonido y, a continuación, determinar en tiempo real –tema importantísimo de cara a la capacidad de procesado requerida- la cantidad de sonido que debe ser enviada a cada caja acústica, todo ello con el fin de crear un sonido direccional lo más preciso posible.

Dolby Atmos vs Auro-3D

Imagen relacionada

Este procesado “sobre la marcha” se basa en retener ciertos meta datos –parámetros “de guiado” incrustados en un código, caso de la banda sonora de una película- establecidos por el algoritmo empleado, que establecen el nivel de escucha, la compresión de la señal de audio y el nivel de mezcla globales requeridos para crear una reproducción sonora óptima para el número de cajas acústicas utilizadas. Puesto que el procesador de audio conoce la ubicación precisa de cada caja acústica, puede especificar al detalle el nivel de volumen y la posición de cada sonido dentro de la sala. Todo ello hasta un máximo de 128 objetos de audio independientes.

Auro-3D: un enfoque basado en la presencia de “capas”

Resultado de imagen para auro 3d vs dolby atmos
Dolby Atmos vs Auro-3D

En este caso, tenemos un algoritmo que se basa en la adición de canales “de altura” discretos –independientes- para crear una tercera dimensión sonora alrededor del oyente. La localización precisa de las fuentes y reflexiones acústicas tiene como resultado una experiencia de escucha natural y completamente inmersiva, por cuanto se ha comprobado que la parte subconsciente del cerebro reconoce el sonido como artificial cuando la componente de altura de 30 grados alrededor del mismo no está presente.

Para que el Auro-3D proporcione el mejor efecto posible, la ubicación de las cajas acústicas debe ser determinada y ejecutada de manera estricta para satisfacer las configuraciones de cajas acústicas óptimas establecidas por la compañía que creó el pertinente códec. Al igual que en el Dolby Atmos, se añade un canal de audio “vertical” en el techo para garantizar la perfecta reproducción de efectos tales como un helicóptero sobrevolando nuestra cabeza, aunque la manera en que se gestiona es muy distinta.

Dolby Atmos vs Auro-3D Las configuraciones posibles

En el caso del Dolby Atmos, se puede realizar una configuración máxima de 24.1.10, es decir, 24 canales de sonido envolvente (“tradicionales”), 1 canal de subwoofer y 10 canales “de altura”, estos últimos idealmente reproducidos por altavoces montados en el techo, aunque también pueden ser generados por cajas acústicas homologadas Dolby Atmos.

Imagen relacionada

Dolby Atmos vs Auro-3D

Estas últimas poseen un diseño característico en el que los altavoces están orientados hacia el techo con un ángulo específico, a fin de conseguir un efecto muy similar al proporcionado por cajas acústicas montadas en techo. En lo que respecta al Auro-3D, dos son las opciones posibles en los ámbitos de nuestra incumbencia: las versiones Auro de 11.1/13.1 canales de la opción “Pro Cinema” y sus homólogas Auro de 9.1/10.1 canales de la opción “Home Cinema”. Es importante aclarar que el Auro-3D basa su progresiva “cobertura” del espacio que rodea al oyente utilizando una estructura basada en “capas” (“layer”) perfectamente definidas que responden a las denominaciones “Layer 1”, “Layer 2” y “Layer 3”. Así, la “Layer 1” (también llamada “Horizontal”) corresponde al sonido envolvente “clásico”, con cajas acústicas situadas a 0 grados con respecto al oyente.

Imagen relacionada
Dolby Atmos vs Auro-3D

Por su parte, la “Layer 2” o “Height” se materializa en las cajas acústicas “de altura” propiamente dichas, situadas 30 grados con respecto al “eje de simetría” del oyente. El “hemisferio” sonoro que poco a poco se va construyendo se completa con una última capa, la “Layer 3” o “Top”, que implica la ubicación de una caja acústica (pueden ser más, claro) justo encima de la cabeza del oyente y, por tanto, a 90 grados con respecto al eje antes mencionado.

Dolby Atmos vs Auro-3D ¿Qué sistema elegir?

Imagen relacionada
Dolby Atmos vs Auro-3D

Para cualquier entusiasta del Cine en Casa, la respuesta parece obvia: ¡¡¡los dos!!! De entrada, porque hay similitudes importantes entre los algoritmos encargados de ejecutar los sistemas 3D analizados. No es el objetivo del presente Blog profundizar en las interioridades de los algoritmos Dolby Atmos y Auro-3D, pero sí es importante destacar que tanto uno como otro son “retro compatibles”. También son compatibles con el audio de alta definición más purista y permiten, con las preceptivas “trampas”, dotar de “tridimensionalidad” a grabaciones convencionales. No obstante, a efectos prácticos hay que tener en cuenta que, por lo menos a nivel de gran consumo, Dolby es más potente que Auro-3D en lo que a disponibilidad de contenidos se refiere, aunque claro, esto puede cambiar en función de la penetración de cada sistema en el ámbito profesional. En ese sentido, hay que tener en cuenta que, al menos por el momento, el Dolby Atmos se incluye de serie en todas las electrónicas “3D” firmadas por las marcas de mayor prestigio, mientras que el Auro-3D se obtiene pagando (no mucho, pero pagando). Pero no cabe ninguna duda de que la decisión final vendrá determinada por las características del espacio de que dispongamos para nuestro equipo de A/V, ya que, mientras el Dolby Atmos admite una gran flexibilidad en materia de ubicación de cajas acústicas, el Auro-3D es particularmente estricto/rígido al respecto. A tenor de lo dicho en líneas anteriores, entender esto es muy fácil, puesto que los “objetos de audio” del Atmos siempre se pueden gestionar con cierta eficacia si el procesador de señal empleado hace bien su trabajo y el usuario le ha proporcionado la información correcta,  mientras que con el Auro-3D la ubicación de las cajas acústicas en “planos” claramente determinados implica un grado de determinismo muy elevado, si no crítico, en el momento de colocar las cajas acústicas pertenecientes a cada capa de sonido.

 

Comentarios

comments

Síguenos en las redes sociales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here