Claramente el título no viene a que si toca tranquilo o a bajo volumen, ya que como bien sabemos a través de infinidad de trabajos -especialmente los intricadísimos ProjeKcts de King Crimson en los ’90- el pelado bigotón le da como rengo a la muleta tanto al bajo como al Stick, siendo en vivo un espectáculo por si mismo.  El título de la entrada, decía, habla del tema Despacito de Luis Fonsi, ese que seguramente habrás escuchado unas 25 veces en lo que va del día…  Esto es porque no sé bien como vine a enterarme -en su momento- que Tony Levin participó en carácter de sesionista en al menos un album de Luis Fonsi, aunque lamentablemente no logré averiguar a pesar de una búsqueda esmerada si toca en el mencionado tema.  Tengo entendido que Despacito salió ‘suelta’ sin estar contenida en un disco, así que tal vez cuando llegue el caso será factible dar con la ficha técnica.  Pero mas allá de eso da lo mismo:  Puede que Levin no toque en Despacito, pero podría haberlo hecho, como infinidad de músicos que uno conoce a través de ambiciosos proyectos individuales que paran la olla realizando sesiones en estudio (Si bien por la importancia de los proyectos donde toca Levin uno debe intuir que será bastante selectivo), lo que por supuesto no tiene absolutamente nada de malo.  Solo es que se tiende a pensar que al adquirir notoriedad en la industria un músico deja de laburar en los estudios, como un Jimmy Page, por ejemplo, al iniciar la carrera Led Zeppelin.  Cuando yo era chico y empezaba a escuchar musiquita la cosa era mas contradictoria.  La ideología de la Cultura Rock despreciaba cualquier clase de música ‘complaciente’, asì que la participación de un rockero en el disco de un cantante melódico, ponele, era vista como traición a los ideales del anti-sistema.  Por poco, eso podía confundir el carácter profesional del músico de rock, así que -auténtica o no- sobrevolaba cierta bohemia en audios, grabaciones y recitales.  Mientras los héroes norteamericanos del Jazz-Rock llenaban el Luna Park, los músicos argentinos de Jazz, que habitualmente se ganaban la vida en sesiones de grabación de índole variada, se amontonaban a tocar standards en antros como el Jazz & Pop de la calle Chacabuco.  Ya le dediqué una entrada al tema una vez hace tiempo, pero agrego que aquellos sesionistas no solo capaz tocaban en un Despacito de 1979, sino en el cover (idéntico-igualito) por encargo de compañías discográficas que no disponían del original para incluir en compilados.
Bueno, no importa.  Imaginemos al legendario Tony Levin grabando la versión original del megahit Despacito.  Pensémoslo trabajando con detalle y esmero la base de ‘reggaeton lento’ cuya toma quedó en la edición final.  Tal vez mandándole un Work in Progress al propio Peter Gabriel, argumentando que esto también es World Music.  O algo más.  Un trío inconcebible formado por Tony Levin,  Luis Fonsi y Daddy Yanquee saliendo de putas, gastando en bares y por adelantado las suculentas regalías de un éxito descomunal.
Pero solo espero una cosa:  No ser yo, a través de esta nota, quien promueva el accionar de un productor inescrupuloso, para que en la próxima gira del Stick Men incluya una claúsula de letra chica, obligandolos a interpretar -mas no sea en una versión Avant Garde- el espectacular éxito Despacito.





El siguiente enlace dirige a una lista completísima (hasta 2011 donde quedó discontinuada) de las sesiones y participaciones discográficas de Tony Levin, entre las que se incluye Palabras del Silencio de Luis Fonsi.. ¿Otras curiosidades? Todos los discos de las cantantes Carly Simon y Judi Collins entre el ’71 y el ’90, y los de Alice Cooper de mediados de los ’70.



http://algomasquerockandroll.blogspot.com.ar/

Comentarios

comments

Síguenos en las redes sociales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here